DeCamaras en Facebook

La búsqueda de la fotografía perfecta

puesta de solEl auge de la fotografía digital es el auge de la comodidad, de la rapidez, de la inmediatez de resultados. Pero también es el declive de la planificación, de la previsualización, de la búsqueda de la imagen perfecta.

Ahora todo el mundo tiene una cámara fotográfica digital, y el que no, tiene un smartphone. Llegas a un bonito paisaje, a una plaza de un pueblo típico o ante un gran monumento, y ves a miles de turistas, móvil o cámara en ristre, "disparando a todo lo que se mueve". ¿Cuantos de ellos están realmente planificando sus imágenes?

Mi estilo de fotografía no incluye el reportaje humano, ni los retratos, ni el periodismo. Principalmente intento la reproducción de la belleza latente en el paisaje (tanto natural como -aunque en menor grado- urbano). Y tanto la exaltación de la mas evidente como la búsqueda de la mas oculta en los mismos. Por esto todo lo que diga aquí va orientado mayormente a mi punto de vista de la fotografía, pudiéndose aplicar en mayor o menor grado en otras disciplinas.


La visión del instante

No tenemos por qué estar ante un paisaje espectacular: muchas veces será una situación, un detalle, o cualquier cosa capaz de captar la atención de nuestra mirada. Aunque parezcamos un sujeto pasivo del hecho, el saber conseguir la imagen que mejor lo refleje implica mucha acción por nuestra parte. No vale con ponerse a disparar hacia todos lados.

Para empezar la visión de dos personas distintas siempre es distinta ante el mismo tema, tenemos que saber determinar la nuestra, saber claramente qué es lo que vamos a intentar expresar, y hacerlo distinguible y personal. Para seguir, debemos estudiar cual es nuestra reacción a lo que vemos y cómo vamos a intentar reproducirla, de tal forma que alguien que no estaba allí pueda experimentar lo mismo al verla. Y para terminar, tendremos que buscar la posición idónea, el encuadre adecuado, de tal forma que incluyamos en nuestra imagen aquellas partes que nos atraen mientras desechamos las que nos distraen.

lagoEsto que puede parecer complicado por supuesto terminara siendo algo inconsciente en nuestro trabajo. Nuestra vista habitualmente nos llevara a observar ciertas partes de la escena predominando sobre otras. A cada uno le atraen mas cierto tipo de situaciones y tiende a reflejarlas consistentemente. ¿Cuantas veces no nos ha pasado que, al volver a estar al cabo de unos meses en el mismo sitio, saquemos exactamente la misma foto?.

Sin embargo, y precisamente para evitar esto último, siempre es un ejercicio interesante para el fotógrafo el intentar reproducir una visión distinta de la habitual en su estilo, y esto ya ha de ser consciente. Así podremos ir evolucionando y no nos quedaremos estancados siempre haciendo lo mismo. No lo olvidemos en las siguientes fases, pues todo influye en el resultado.


La visión del futuro

Cuando miramos una escena, tenemos que tener una parte del cerebro (aunque sea pequeña y en segundo plano) estudiando la reacción que producirá nuestra imagen al verla a posteriori. ¿Cuantas veces, ante un paisaje grandioso, nos hemos encontrado incapaces de reflejarlo? O peor aún: ¿cuantas veces al llegar a casa hemos comprobado que las fotografías tomadas no reflejan en absoluto nuestros recuerdos?

Principalmente hay que saber realzar las características mas importantes de lo que vemos. Buscar sus puntos de interés y sus áreas de atracción para que nuestra imagen contenga todo aquello que mas nos vaya a recordar el lugar o la situación. Y si hace falta dividir el escenario en varias tomas que formen una serie que completen el recuerdo del mismo.

paisaje arreglado

Pero siempre debemos ser conscientes de las limitaciones de una cámara fotográfica (congelación del instante, parcialidad) si queremos intentar reproducir todo un mundo viviente en una imagen estática e intentar compensarlas por todos los medios, o bien centrándonos en detalles peculiares, o bien ampliándolas mediante diversos trucos (grandes angulares con interesantes primeros planos, unión de panorámicas...).


puesta de sol

Apuesta por un buen encuadre

Finalmente debemos buscar el encuadre. Hay que saber colocar los elementos de la escena de tal manera que formen un conjunto armónico. Para ello, dado que contamos con un paisaje inamovible, nos tendremos que mover nosotros a la posición adecuada, sacar con el ángulo preciso, y utilizar el zoom de nuestra cámara para eliminar de nuestro encuadre las cosas que nos sobren. No debemos dudar en movernos a nuestro alrededor buscando el punto de vista adecuado, aunque sea a 100 metros de distancia. Un ojo bien entrenado debe ser capaz de prever el cambio de perspectiva que tendrá desde otro punto y aprovecharlo.

Otra cosa importante es fijarse en todos los planos que saldrán en la imagen: desde el primer plano hasta el de fondo, para incluir todos los elementos de interés que consideremos necesarios en cada uno, excluir los que consideremos superfluos, e integrar armónicamente los que no nos gusten pero no podamos excluir. Y mientras elegimos el encuadre no olvidemos fijarnos en absolutamente todos los elementos presentes en la escena, para no llevarnos sorpresas luego con un cable, poste, o bolsa de basura que no habíamos visto. Y si no hay mas remedio que sacarlos, estudiar si luego se van a poder eliminar con un retoque juicioso.

Además mientras estudiamos la colocación de la escena debemos tener bien presentes las reglas de composición: la regla de los tercios, las simetrías, las diagonales... no dejan de ser trucos técnicos que nos ayudaran a componer la imagen y a lograr un mejor resultado visual. Aunque sin olvidar nunca la última gran regla: "muchas veces es importante romper las reglas".


barcas

Conclusión

Todo esto no nos evita el hacer muchas fotografías. Quizás no tantas, pero siempre viene bien el probar distintas variaciones del encuadre, distintos cambios sutiles de posición o, si podemos, distintos cambios de iluminación (pensemos en un día soleado donde las nubes dibujan sombras cambiantes en el suelo). Incluso algo tan sencillo como una ráfaga mas o menos fuerte de viento puede hacer variar mágicamente el resultado de una fotografía.

Y este es uno de los encantos de la fotografía digital para un aficionado, el poder realizar todas esas variaciones -que siempre han realizado los grandes fotógrafos profesionales- a un precio prácticamente cero. Aunque, si hemos realizado previamente el estudio del paisaje y de la imagen a obtener, nos sorprenderemos muchas veces al observar que la primera fotografía realizada era, efectivamente, la buena.


Juan M. Ibarrola

hay 1 comentario escrito (click para leerlo)

 -> Escribe tu comentario


Comparte esta página:  
     
Estadísticas DC
Cámaras: 2168
vistas: 31.833.796
Objetivos: 919
vistos: 9.384.825
Contenidos: 507
leidos: 6.119.356

Visitas: 50.279.595
Contenidos
- Artículos Fotográficos
- Tutoriales Photoshop
- FAQ de Fotografía
- Conoce tu Cámara
Cámaras
- Inicio
- Búsqueda
- Comparativas
- Comparar 1a1
- Comentarios
Objetivos
- Inicio
- Búsqueda
- Comparativas
- Comentarios
Glosario
  versión para móvil ► © DeCamaras.com 2004-2017 - Todos los derechos reservados