DeCamaras en Facebook

Elaborando nuestras fotografías

En este artículo intentaremos desmontar uno de los mayores bulos de la fotografía digital: la prohibición por parte de algunos "falsos puristas" del tratamiento por ordenador de las fotografías digitales.


Una anécdota de vinos

bodega posterizada

Se cuenta de una famosa periodista que tuvo la suerte de ser invitada a hacer un reportaje sobre las bodegas Vega Sicilia. Después de hacer un recorrido en compañía del enólogo por las instalaciones, ver los viñedos, charlar un poco, etc. llegaron a unas dependencias donde en grandes cubas de acero inoxidable se estaba recogiendo el zumo de las uvas recién cosechadas.

El encargado abrió un grifo y llenó un vaso del exquisito líquido, dándoselo a probar a la periodista.

-Que emoción! - exclamó al beberlo - soy la primera persona que va a probar este Vega Silicia!

A lo cual le corrigió el enólogo:

-No señora, lo que usted esta bebiendo es mosto. Hasta dentro de diez años, si todo sale bien, no será Vega Sicilia.


Llevada a nuestro entorno fotográfico

Independientemente de que esta anécdota sea más o menos verídica, podemos observar qué es lo que intento sugerir aplicándola a la fotografía: Un buen fotógrafo no termina el proceso creativo de hacer una fotografía hasta que ésta está impresa en el papel. Un negativo no deja de ser el "mosto" a partir del cual, mediante todo el buen saber hacer del enólogo (fotógrafo) se podrá lograr un resultado de la calidad necesaria.

Siempre habrá en los pueblos aldeanos que digan que hacer vino es simplemente estrujar las uvas, meterlas en una cuba y esperar a que fermenten. Pero un gourmet sabe que detrás de un buen vino siempre hay un buen enólogo que ha seguido todo el proceso de fermentación controlada, y el envejecimiento en barrica, trasiegos, coupages, y demás cuidados que se tercien.

Y por la misma razón vemos a mucha gente que piensa que el hacer una fotografía se reduce a mirar por un visor y apretar al disparador. Estos no dejan de ser aficionados a la "instantánea" mas que fotógrafos artísticos. Actividad por supuesto totalmente lícita, pero que no es la que nos ocupa.

También se oye a gente decir que la función del fotógrafo se acaba al estar la fotografía grabada en un negativo o en una tarjeta de memoria. Negando sin argumentos la posibilidad de realizar ningún proceso posterior con ella. Tan importante para mí es la elección del tipo de película como el cambio de niveles de saturación, el ajuste del encuadre como el recorte posterior, la selección en la cámara del nivel de contraste o de nitidez como la modificación con photoshop de los mismos.

Evidentemente, cuando un espectador ve una fotografía en papel (y vamos a obviar la discusión de si verla en un monitor de ordenador vale) está observando "exactamente" lo que el fotógrafo ha querido que vea. Dentro del arte del fotógrafo entra cualquier modo válido de mostrar sus intenciones y su visión del mundo al espectador. Cualquier proceso realizado desde haber impresionado el negativo (o el sensor digital) hasta haber impresionado el papel es válido.


Los medios de la fotografía digital

No debemos olvidar que la cámara fotográfica (digital o no) no es más que un instrumento usado para la captura de la imagen. Y como todo instrumento puede tener sus virtudes, sus capacidades y sus carencias. Siempre se ha dicho que es más importante el fotógrafo que la cámara, y aunque es bien cierto que dos enólogos diferentes harán a partir del mismo mosto un vino mejor o peor según sus habilidades, no es menos cierto que ninguno de ellos podrá sacar vino a partir de uvas podridas (aviso para los que entiendan de vinos: no me hablen de botritis o de pasificación que está fuera de esta discusión). Por supuesto otro trabajo que lleva la elaboración de una buena fotografía puede ser el retocar el negativo mediante las técnicas comunes de laboratorio, o retocar el archivo digital mediante un programa de tratamiento fotográfico. Todo esto está en la cadena de procesado de la imagen original, que no se termina como hemos dicho hasta que la fotografía queda impresionada en un papel. Tan instrumento fotográfico es la cámara como la ampliadora, o -en el caso digital- el programa de retoque.

Es más: lo mismo que un buen enólogo -gracias a sus conocimientos- puede salvar una cosecha mediocre con dignidad, un buen fotógrafo puede salvar el potencial de una fotografía mal expuesta, con mal balance de blancos, o mal encuadrada con un juicioso uso del programa de retoque posterior.

Ahora bien: estamos hablando de hacer fotografías. Lo mismo que la sangría puede ser una bebida muy agradable en ciertos momentos, pero imposible de fabricar a partir simplemente de un mosto de uva, y lo mismo que la cerveza también tiene su complicación de elaborar y es una muy buena bebida (que incluso puede gustar más que el vino a muchos), hay ciertas imágenes que podremos catalogar como arte, pero no como fotografías.

Pero ésta no es la cuestión: lo realmente importante es saber que podemos y debemos contar con todos los medios a nuestro alcance para lograr el mejor resultado según lo hemos imaginado al ver la escena; pues queremos y debemos exponer de la mejor manera posible el resultado de nuestros esfuerzos ante el futuro espectador.


Conclusión

barca realzada

Mucha gente tiene y usa una cámara digital, aunque la mayor parte de ellos no tengan como fin el hacer una obra de arte. Esta es una postura perfectamente válida pero no es la mía. Ahora bien: el hacer arte puede ser una intención de bastante gente, aunque realmente luego pocos lo logren (o al menos sean reconocidos por ello). Otros nos sentiremos felices con lograr al menos que nuestras fotografías aparezcan bonitas a los ojos de los demás (sean como postales)

Pero lo que cuenta es la intención: y tanto si simplemente queremos un recuerdo de nuestras vacaciones o de una cena con nuestros amigos, como si queremos hacer algo que toque la vena sensible (al arte) de los posibles espectadores, debemos ser conscientes de que la fotografía no está completa y definitiva hasta que está impresa, y que mientras tanto es susceptible de cualquier proceso de mejora (que por otra parte puede haber sido planeado desde el mismo momento de la toma).

Fotografía: ¿instantáneas, postales o arte? Todo es consecuencia del uso de las mismas herramientas. Nosotros y nuestros espectadores deciden en qué apartado se clasifican nuestras imágenes. Pero lo que está claro es que nadie puede criticar los medios que hayamos puesto para hacerlas lo mejor posibles -que intentemos que nuestro producto sea algo más que una mera instantánea- y que al final nuestro esfuerzo será apreciado positivamente por aquellos a quienes se las mostremos.


Juan M. Ibarrola

hay 1 comentario escrito (click para leerlo)

 -> Escribe tu comentario


Comparte esta página:  
     
Estadísticas DC
Cámaras: 2196
vistas: 36.703.796
Objetivos: 958
vistos: 11.308.464
Contenidos: 507
leidos: 6.404.054

Visitas: 60.977.817
Contenidos
- Artículos Fotográficos
- Tutoriales Photoshop
- FAQ de Fotografía
- Conoce tu Cámara
Cámaras
- Inicio
- Búsqueda
- Comparativas
- Comparar 1a1
- Comentarios
Objetivos
- Inicio
- Búsqueda
- Comparativas
- Comentarios
Glosario
  versión para móvil ► © DeCamaras.com 2004-2018 - Todos los derechos reservados